Posts etiquetados ‘felicidad’

Dualidad…

Publicado: 10 febrero, 2017 en (S.R.J.)
Etiquetas:, , , , , , , , ,

Una moneda de dos caras: tocar fondo y la felicidad. Sólo quien vivió en la oscuridad puede ver lo bello en la vida.

picsart_02-08-07-40-38

Dibujo hecho por mi con una aplicación de edición de imágenes. Dibujado con mi dedo como pincel.


Ese nerviosismo al verse, acariciarse, besarse, que siempre sabe a primera vez…

img_20170209_141225

Dibujo hecho por mi con una aplicación para editar fotografías, usando mi dedo como pincel.


Sé que te quiero aunque a veces te aborrezca.

Screenshot_2016-08-03-14-41-01_1

Te quiero, desde siempre y desde nunca, el tiempo en lo verdadero no puede medirse, concentrarse en unas palabras, guardarlo como un objeto olvidado en el cajón.

A veces me desesperas, sin lograr entender los pensamientos que te rondan, esas actitudes infantiles e incoherentes. Cuando tu boca escupe bilis y veneno, sin contemplar lo hiriente que puedes ser. Teniendo el resorte de la paciencia roto con quien merece toda tu comprensión . Al no cumplir tu palabra y pospones por miedo a fracasar, boicoteándote, arrástrándote en relaciones sabiendo que son errores y te lanzas para destrozar una parte hermosa y única, a ti misma.

Pero luego reaparece esa parte tuya tan fresca, indómita, pasional que revuelve positivamente todo lo que toca. Resplandeciendo, luchando y tomando el control. Es cuando te vuelves invencible, sin importar cuantos obstáculos reten tu camino. Es ahí donde debes permanecer, donde florece tu mejor esencia. Risueña, pizpireta, inteligente, divertida, sabiendo escoger lo que es bueno para ti.

Te hablo a ti, a mi yo físico y real, observándote cada mañana tras lavarte la cara. Sé quien eres realmente y conozco hasta donde puedes llegar. Te hablo en estos momentos para recordarte que lo malo acaba pronto si decides avanzar y ahora cuando la calma es la que reina quiero que sigas avanzando, mejorando cada día. No permitas que nada ni nadie corte tus alas, ni bloqueen las metas propuestas, nada es fácil y abandonar es una palabra que debe desaparecer en tus actos.

Screenshot_2016-08-03-14-42-20_1

Por eso, te digo que te quiero, que te quieras y respetes. Sin olvidar jamás quien eres.

 


El sexo, la dicotomía hecha palabra, acto. Cielo e infierno; bueno y malo; naturalidad y trueque; ángeles y demonios…

Sigue sorprendiéndome ese halo de tabú que surge al hablar del sexo. Cuando es algo natural, fisiológico, hermoso, excitante, dulce; la expresión de comunicación más íntima que podemos conocer y conceder a otras personas sin necesidad de hablar. Siendo primarios, soltando nuestra parte animal, abriendo cada poro de nuestros sentidos.

Puede ser físico,  una necesidad de calmar ese fuego que arde en tu interior, acompañado de amor, morbo, un mero intercambio de favores, abuso, la compra de un producto o un afán de conquista en su estantería de trofeos.

Debería ser el consenso de dos personas libres que deciden complacerse mutuamente, honestas, sin mentiras, escogiendo y decidiendo las “pautas” de ese acto.

(No voy a incidir en patologías, abusos o la prostitución en sí. Entraríamos en caminos tortuosos, muy extensos y en los que se vulnera los derechos de una de las dos partes. Así que volvamos al hilo anterior.)

Tener relaciones sexuales saludables y satisfactorias, te hace sentir mejor, el optimismo resplandece, tu cuerpo experimenta cambios positivos, sientes más, una gran plenitud y calma reina en tu templo, ese que debes adorar, cuidar y querer como uno de los bienes más preciados que tienes: tu cuerpo.

Screenshot_2016-07-27-12-47-43_1

Cuando vives de relaciones esporádicas, de cama en cama que deshaces sólo un rato, el morbo y descargue físico son los que priman. Encuentros generalmente cortos, donde el goce suele ser más individualista y no siempre todo lo satisfactorios que desearías al no tener ese conocimiento o comunicación sobre lo que agrada a uno y a otro. Si la química no produce esa chispa que conecte el fusible de sentir una plena excitación, acabará siendo un polvo más, que calma unos segundos ese hambre sexual, resulta un mero apareamiento animal, cargado de vacío y de nada al despedirse.

Si a esos encuentros, le sumamos la seducción, el morbo, una atracción que moja tu cuerpo al imaginarse unidos, “rompiendo” las normas de lugares tradicionales, jugando con la provocación, pactando los límites de exploración y satisfacción, ahí cambia. El deseo aumenta, frenesí, celo en estado puro. Sea tu pareja, amante, amigo o simplemente alguien con quien compartir esa parcela de íntima compenetración, disfrutaréis, gozaréis y aunque sólo ocurra un encuentro, te hará resplandecer.

En las relaciones sexuales todos somos aprendices y maestros, exploramos, experimentamos y para ello hay que hablar, expresar lo que nos gusta y lo que no. Escuchar y observar a tu pareja de juegos, al igual que ella a nosotros. Debemos conocer nuestro cuerpo, tocarlo, disfrutar de él; dejar miedos, complejos y absurdas ideas que hayan podido inculcarnos culturalmente. Saberte, fomentará fluidez en las relaciones y te sentirás mucho más seguro y mejor contigo mismo.

No sé vosotros, pero a mi me resulta excitante, placentero y satisfactorio ver como mi partenaire se deshace entre mis caricias, mis juegos, mis caderas y su cuerpo pide más, o su voz verbaliza entre gemidos que no pare. Tener esas pequeñas muertes de éxtasis y sentirlas tuyas.

Al acompañar el sexo con sentimientos, al amar, ahí la complicidad se torna mágica, es totalmente diferente ya que nos volvemos extensión el uno del otro, sus límites son los tuyos y viceversa. Pero hay que fomentar esa pasión, esa unión de deseo y placer, crear momentos sin dejar que la monotonía se apodere de la relación, por eso la comunicación es tan importante en todo lo que nos envuelve. Constancia, creatividad, compartir, dialogar, crecer juntos, complicidad, conexión, gustos en común, actividades conjuntas, tiempo para uno, amistad… Puede resultar complicado, pero si encuentras con quien andar ese camino, todo se basa en las ganas y el empeño de ambos.

Screenshot_2016-07-27-12-54-09_1

Sea cual sea vuestra situación, disfrutad, no os acomplejéis por no tener unos cuerpos de revista, sed sinceros y que nadie os imponga lo que no os gusta. El sexo es placer, gusto, que nada ni nadie os lo enturbie.

Ah, me olvidaba, siempre con cabeza y usando protección.

 


Jpeg

Jpeg

Paseaba entre calles sin rumbo predeterminado cuando se encontró con una antigua librería. Sin pensarlo, atraído como por el canto de sirenas, atravesó el umbral entrando en ese mundo de adoradas letras. Un contraste con aromas de nuevo y viejo, tinta, papel, piel, cola, hilo; primeras ediciones desgastadas por el paso del tiempo e increíbles grabados, hojas amarillentas conteniendo ilustraciones que eran diminutas obras de arte, todo ello envuelto por un intenso olor a café recién hecho. Saludó al dueño mientras sus sentidos se deleiteaban con lo que sus ojos se topaban. Libros de todos los tamaños, géneros, en sus idiomas originales, traducciones e incluso mapas y guías de viaje. Entre esas estanterías encontró tesoros de valor incalculable, todos a su alcance.

Al final de la tienda varias butacas orejeras y un sofá, cogió varios libros al azar de poesía, ensayos, y novelas. Se sentó para ver de qué trataban, en ese instante el dueño mientras se acercaba con una bandeja de café y galletitas le dedicó unas palabras. Empezaron a charlar sobre todo tipo de temas, era un gran conversador, un amante de los libros y en sus palabras se palpaba la gran pasión que sentía.

Estuvieron un par de horas intercambiando opiniones, anécdotas. Definitivamente esta librería se había convertido en su nuevo oasis urbano. Al salir llevaba diez libros en dos bolsas, estaba deseando llegar a casa, observar detalladamente sus nuevas adquisiciones y sumergirse en sus lecturas…