Posts etiquetados ‘besar’


Ese nerviosismo al verse, acariciarse, besarse, que siempre sabe a primera vez…

img_20170209_141225

Dibujo hecho por mi con una aplicación para editar fotografías, usando mi dedo como pincel.

Anuncios

Qué no os confunda el título ni la canción, ya que no voy a hablar de la película Casablanca ni de ninguna historia de amantes…

 

El tiempo pasa para todos inevitablemente, no lamentemos cuando ya nada se pueda hacer, el no haber dado un abrazo, un beso o haber dicho un te quiero… Mientras estás y están puedes hacerlo…

 

Me gustaría comentar, puntualizar algo que veo en mi día a día: lo difícil que es expresar con palabras, caricias, sonrisas, abrazos y besos el cariño y amor que sentimos por la gente cercana a nosotros, a la que queremos, amamos. Debido a un hecho cultural y posibles signos de debilidad, pudor, etc, cada vez cuesta más abrir nuestro corazón y sentimientos a las personas que realmente nos importan.

Aunque vivimos en una tierra donde en general somos de carácter alegre, extrovertidos, que nos gusta disfrutar de las relaciones sociales, del callejeo, el solecito…, esto es generalmente de puertas para fuera, quedándonos en la parte frívola y superficial de los sentimientos. Es muy fácil ser “amigo” en los momentos de cachondeo, cuando la juerga sin malos rollos está asegurada, y el alcohol, si nos acompaña, desinhibe un exaltado cariño que en muchas ocasiones sólo se debe al momento y a la falta de cariño que precisamos.

Cuando amanece y volvemos a nuestro día a día la coraza está colocada otra vez, formando parte de nuestra vestimenta diaria. Quitarsela con los que confiamos y mostrarnos tal cual cuesta mucho, ya que no quieres sentirte vulnerable. El miedo a que hagas el ridículo por decirle a tus amistades, familia, pareja que los quieres, que son importantes en tu vida, que los echas de menos cuando hace tiempo que no los ves, el abrazarles, darse la mano, una caricia o darles un beso sin motivo, enviarles una nota, e-mail, sms con un simple “hola, ¿qué tal?” “qué tengas un buen día”, “a ver si nos vemos pronto” (aunque pasen meses después), son maneras de demostrar que piensas en ellos, que son importantes para ti y no quieres perderles.

Cuesta romper esa barrera mental-emocional y las personas que la ponen en práctica sin ningún tipo de tapujo porque ven necesario expresarlo, en ocasiones, se ven frenados por la coraza del resto. No porque ellos no sientan lo mismo, sino por la incapacidad que tienen de poder expresalo y ese tabú les bloquea volviendo más dura la capa de la inexpresividad. Sino sientes no padeces, sino abres tu corazón y sentimientos no te herirán y no serás débil ante los demás, sino das amor, cariño, confianza sincera no la recibirás…

Parece como si lo ideal no fuera el poder ser feliz y hacérselo sentir a los que te rodean por compartir su vida contigo y tú con ellos.

Todo ésto radica en la “no comunicación”, desde pequeños deberían enseñarnos y educarnos a no tener miedo por expresar lo que sentimos, a hablar de todo con naturalidad, a propiciar más el contacto, saber que el “espacio vital” porque desaparezca o se reduzca, no pasa nada. Si nos fijamos en los niños tenemos el ejemplo perfecto de lo que hablo, ellos buscan el calor de los que los quieren, expresan de una manera tan abierta, inocente y dulce lo que sienten, eso antes de que los mayores nos encarguemos de ir atrofiando su mente con absurdos comportamientos y comentarios que se convertirán poco a poco en la “coraza anti-sensaciones” que llevarán de adultos.

Los tabús propician más traumas que beneficios, inseguridades en el ser humano haciendo que se vuelva arisco, huraño, insensible, nada comunicativo y perdiendose un montón de buenos momentos por no expresarlo.