Posts etiquetados ‘amigos’


Un día despiertas y tu vida se ha quedado en pausa, de nada sirve pensar en las cosas que hubieras hecho de diferente manera en el pasado, es una somera tontería, ese pasado se esfumó al estar en el presente y es en el ahora donde sobrevives a tus decisiones y a los regalos envenenados que a la bromista vida le gusta ofrecer. Una pausa larga con jarro de agua incluido para que veas que no estás en ningún sueño del que despertar. Mil pensamientos pasan por tu mente y te quedas en shock, pasas un duelo de silencio, llorando por la desaparición de quien pronto no estará, sabiendo que la oscuridad y el vacío se apoderarán de él. Estás, estás y estás, pero ya no eres. Demasiado tiempo para quien tiene que vivirlo y puede que poco para quienes sólo lo atisban a distancia, desconociendo lo que es al no estar en primera línea.

“No puedo más” es una expresión y un hecho que en mi vida no tiene cabida. Aunque lo sienta y lo diga en mi mente, sigo… Sigo, continúo, aunque mis fuerzas estén agotadas y no tenga baterías de repuesto o una puerta por donde salir. Sigo, continúo, con un dolor físico en cada milímetro de mi cuerpo que día a día se abraza más a mi piel, a veces estirada en la cama o en el sofá al contracturarse toda mi espalda, al ser tan intensas esas microagujas invisibles que atraviesan todos mis poros y me convierten en una marioneta que nadie puede mover.

Pierdo la noción del tiempo, me da igual si es lunes o sábado ya que son días sin más y me veo en el interior de una bola de cristal, flotando sin poder romperla, atrapada en un micromundo y cada vez más aislada de todo, incluso de mi misma.

Sola, o casi sola, teniendo una vida que no aporta satisfacción a quienes te rodean o formaban parte de tu mundo, porque surgen barreras y la conversación no quieres que gire sobre lo que vives o como te sientes. A veces hablas y ves sus caras de compasión, de aburrimiento, les das pena y me horrorizo. Prefiero callar u omitir información y preguntar, frivolizar para que no se vean obligados a escuchar o a preguntar.

Y me siento sola, porque no quiero que se alejen, no quiero que me olviden, no quiero perderme en una nada que borra el tiempo.

Y me siento sola porque necesitaría más abrazos sin preguntar y más respuestas de cariño sin más, un apoyo moral y físico. Con un “te echo de menos”, “tengo ganas de verte”, unas sonrisas y besos sin venir a cuento, cafés, paseos o un pequeño momento para charlar que rompa por unos minutos la burbuja que me atrapa. Sé que ya no soy la misma y ellos tampoco, se desdibujan, me desdibujo y mis manos se han vuelto torpes para volver a crearnos… Ya no siento que importe mi presencia entre quienes creía que les importaba.

Estoy y no estoy, bien o mal, arrastrando una gran mochila en diminutos pasos.

Ya no me río con facilidad, ni me concentro en nada, tampoco me interesa la mayoría de cosas y un caparazón me envuelve. No me gusta a quien veo en el espejo, soy una desconocida para mi misma tras noches de incontables semanas en las que no duermo, o son muy pocas las horas que realmente descanso. Tensión, estado de duermevela, conductas irracionales, gritos, agresividad transformada en puñetazos, patadas, brazos o manos retorcidas, empujones, amenazas, caos de palabras, de actos y ternura, lágrimas, abrazos cargados de amor, dulzura y paciencia.

Vives la guerra con él, aunque sea suya te ha arrastrado desde el momento que apareció y se convierte en nuestra. Él por no entender que sucede, por volverse extraño todo lo que conocía, incluso su propia imagen es una burla desconocida. Y en esa guerra son todo batallas perdidas, hasta que se desvanezca y el silencio por fin gritará…

 

PicsArt_05-24-05.15.05

Anuncios

Como estos días van a ser una locura, aprovecho ahora para desearos unas buenas fiestas. Disfrutad, celebrad si os apetece, cada cual decide como pasarlas. Sólo enviaros mucha magia, felicidad y sueños materializados!!! 💛💛💛💋💋💋

Y muchas gracias por estar!!!

 

PicsArt_12-20-10.21.00


Soy barcelonesa, he pasado miles de veces por Las Ramblas, justo en todo el tramo donde unos descerebrados adoctrinados en una falsa interpretación de fe, arrebataron en segundos las vidas de quienes paseaban por allí, de familiares, amigos, conocidos, ciudadanos… Ese día a todos se nos rompió algo en nuestro interior.

Justo hacía un par de días que había estado callejeando por esas calles que me conocen, que se mimetizan con tu cuerpo, con tus pisadas, con tus risas y cientos de guiños convertidos en abrigo.

Por temas familiares no pude ir hasta el lunes, y sigo con la piel erizada, las manos temblorosas al recordar mis pasos hasta allí. Escribí estas palabras con mucho dolor y esperanza, ya que mi ciudad es y será grande, fuerte y llena de vida.

 

Jpeg

 

Piernas temblorosas, el corazón acelerado y los ojos empañados al ir acercándome a Las Ramblas. Imágenes de todo lo sucedido pasaban a toda velocidad por mi mente. Llena de gente como siempre; a pesar del duelo que llevamos. El nudo en la garganta, dificultaba mi respiración al observar algunos de los altares con tantas muestras de cariño y apoyo a todos los que abogamos por la paz. Homenajes altruistas iluminados por la luz que desprendía toda la calle; luz de esperanza, amor y pluralidad viviendo todos juntos, en armonía y sin miedo…


En algún momento necesitamos una mano que nos agarre con fuerza para saber que somos reales…

img_20170207_161755


Sé que soy visceral, pasional, vehemente y en ocasiones con un carácter de mil demonios. Intento mejorar, y por suerte la edad te va dando la sensatez para atemperarte por el interés de cambiar lo que no te gusta. Pocas veces me pueden haber tachado de mala amiga, habré cometido errores como todos y si en el momento no me dicen lo que les molesta no puedo adivinar mentes. He cuidado, mimado y estado por mis amigos, en ocasiones el tiempo, las vidas dispares o simplemente madurar de manera distinta, separa los caminos sin volver a cruzarnos. Puede que haya decepcionado, pero siempre he sido clara y no he ido criticando a quienes quiero y aprecio. Durante mucho tiempo me costaba decir no, poder molestar o enfadar a mis amistades por no estar a su disposición y era un 24 horas de “amiga disponible”, cosa que conmigo algunas no fueron así. Se aprovecharon, me utilizaron, no respondían cuando necesitaba un simple “hola, ¿qué tal estás?” y yo consentía al quererles. He callado montones de confidencias, críticas, descalificaciones para no herir a terceros, sabéis el dicho “vale más por lo que calla, que por lo que habla”, me describe muy bien. Y he preferido que el tiempo desenmascare a esos farsantes, no soy nadie para quitar pedestales a quienes tienen mitificados. Me fastidia que duden de mi palabra, que crean que pueda exagerar o mentir, por bien o por mal explico las cosas tal cual, tengo muy buena memoria, y si mi comportamiento ha sido horrible, aunque avergonzada lo admitiré.
Cuando aprendes a quererte y a valorarte, descubres que tales amistades no lo eran y al principio dolía más, pero lograbas respirar hondo y apartarlas de tu vida. Ahora, duele, pero valoras a quienes te quieren y aprecian de verdad, y sigues con una sonrisa sin mirar un pasado que es polvo en el presente.