Debilidades…(Parte 1)

Publicado: 26 julio, 2016 en (S.R.J.)
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , ,

IMG_20160510_173631

Durante unos dos años experimenté un descenso y ascenso en la ruleta rusa de sensaciones, ilusiones, sentimientos reales, amores vividos y arrancados a tiras de mi alma. Época de tinieblas en las que creía ver con nitidez y sólo estaba subyugada al deseo de ser amada, sin leer la letra que acompañaba a las señales de esos desastres.

En aquellos momentos no servía de nada saber que no tenía sentido, que eran fracasos estrepitosos desde el principio, negaba por querer sentir, por llevar la contra a la evidencia, necesitaba sentirme deseada, única, forzando mi propia maquinaria de autoestima.

Todo ocurrió por no dejar pasar tiempo al acabar mi anterior relación, cuando amas y has de desenamorarte precisas un tiempo de soledad, de serenidad para reencontrarte, sin que nadie entorpezca ese camino. Nunca he visto sano el olvidar intentando sentir con los primeros que se cruzan y así levantar una falsa autoestima de caricias vacías. Engañando a tu mente porque el corazón aunque pasional es sabio en sentimientos, engañando a otros, por fingir lo que realmente no nace de dentro de la piel. Acabas pagando esa frustración con la persona a la que no le interesabas y tampoco te interesaba a ti.

Sin seguir mi protocolo, rompí el radar que siempre me avisaba al caminar por campos de minas y en un par de meses empecé a conocer a un tipo a través de una red social. Buscando en lo carnal, sentirme deseada, gustar, levantar mi ego femenino. El problema: al estar en un impasse, confundes sentimientos alimentados por las ganas de pasar página. Llamadas, fotos, videollamadas. Hay feeling, es normal, no eres de piedra, cosas en común y muchos comportamientos que no cuadran contigo. Da igual, crees qué sí, que todo es perfecto. Notas que él juega en varias ligas, mas te haces la tonta. Las inseguridades crecen y el no querer fracasar te lanza más fuerte contra el muro.

En situaciones normales hubiera cortado de raíz al menor asomo de oscura duda, nunca me he andado con rodeos ni he perdido el tiempo. Pero estaba en un momento de debilidad, donde la razón había sido apartada y no la dejaba salir.

Fueron dos tórridos meses, con agradables instantes y muchos feos en su actitud. Llegó el día de quedar y canceló el viaje. El enfado y pataleo fue descomunal, acabamos discutiendo entre palabras horribles y me rompí. Más por la frustración de no haber logrado la meta, de haber sido yo quien finalizara la historia. De haberle dejado en el momento que no lo esperaba.

Autosabotearse es algo que has de saber hacer muy bien y parece ser que para eso tengo un don especial.

Las semanas pasaron en esa extrañeza de días planos, pensando y recreando lo ocurrido, buscando respuestas en lugares que alimentaban ese vacío de falso sentir. Queriendo retomar aquella intangible historia para olvidar una soledad que no me gustaba…

Anuncios
comentarios
  1. Mariajose Perez dice:

    Gracias por tu constancia,feliz verano 🙅😚

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s