Cuando Paul Klee pintaba para él…

Publicado: 5 mayo, 2016 en (S.R.J.)
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , ,

Por herencia de su padre, profesor de historia del arte, adquirió ese amor a la pintura; de niño, sentado en sus rodillas, escuchaba embobado las vidas de Botticelli, da Vinci, Rembrandt, Caravaggio, Monet, Klimt, van Gogh, Picasso, Kahlo, Munch… Eran cuentos de colores en una gran paleta con la que él imaginaba crear esas maravillas con sus propias manos.
Creció, quedándose solo en el mundo, sin dinero, viviendo en un diminuto estudio. Su refugio eran museos y bibliotecas en los que admiraba, leía, pintaba sin lienzo ni papel aquellos cuadros que conocía de memoria.
Era pobre, solitario pero rico en conocimiento; no tenía posesiones valiosas, salvo una puerta de cristal que le ofrecía su particular colección de cuadros. Dependiendo de la hora del día, de la época del año, si hacía sol o llovía, admiraba sentado desde su butaca las tonalidades que se dibujaban. Sus preferidos eran en primavera justo al anochecer, cuando las luces de la ciudad empezaban a verse. En ese instante se sentía afortunado, nadie sabía que Klee le pintaba cuadros en su cristal.

Jpeg

Jpeg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s